CUBA ESTRAT REG “CFK : Lugar_y_momento_equivocados…?”

 
 

Lugar y momento equivocados

Ayer, la Presidenta compartió un almuerzo con senadores y diputados argentinos. Podría plantear la situación de la médica disidente Hilda Molina. Busca acuerdos y señales de apertura política

El viaje aún mantiene muchas incógnitas. La presidenta Cristina Fernández

 

Llegó ayer a Cuba mientras del otro lado del Caribe, a escasos 150 kilómetros, la principal potencia mundial ultima detalles para la asunción de su nuevo presidente, Barack Obama. Lo más importante de su llegada a la isla será cumplir con una asignatura pendiente que dejó su marido, Néstor Kirchner. El resto es un mar de dudas.

En su primera visita oficial a Cuba, invitada por su par Raúl Castro, son escasos los detalles que se conocen. Para hoy se espera que la Presidenta mantenga una reunión con el hermano de Fidel, a las 20 hora argentina (las 17 en Cuba) en el Palacio de la Revolución.

Por su parte, mañana Cristina asistirá a un seminario de negocios y dará una charla en una universidad, mientras que el miércoles cerrará la visita con una reunión con estudiantes para luego viajar a Venezuela, donde se reunirá con el mandatario Hugo Chávez.

No existen certezas sobre la posibilidad de un encuentro con Fidel Castro. En la agenda no está incluida la posibilidad de una entrevista con el convaleciente ex presidente, que no se reunió con sus pares de Ecuador y Panamá, que visitaron recientemente la isla.

Ayer, Cristina Fernández compartió un almuerzo en el tradicional café El Oriente, en pleno centro de la ciudad vieja, frente a la iglesia de San Francisco de Asís, con un grupo de legisladores nacionales, con quienes dialogó sobre diversos temas.

El encuentro entre Cristina y Raúl Castro se muestra como la única ocasión en la que la Presidenta podría plantear el caso de la médica disidente Hilda Molina, que no puede salir de la isla a visitar a su hijo y nietos en nuestro país.

La posibilidad de que la jefa de Estado argentina reclame por la situación de Molina se mantuvo en absoluto hermetismo por la Cancillería argentina. Durante los últimos meses la estrategia del kirchnerismo fue de no presionar al gobierno cubano y evitar que el caso tome fuerza en los medios de comunicación.

El Gobierno se resignó a insistir en una estrategia que dio pocos resultados hasta ahora. “Cuanto más presionemos a Cuba, peor será”, dicen fuentes kirchneristas al recordar el fracaso de la gestión
de Néstor Kirchner cuando le pidió por carta a Fidel Castro, hace dos años, que permitiera la salida de la neurocirujana de la isla.

Hilda Molina también intentó sacarle presión al Gobierno y se resignó a que no se reunirá con la Presidenta. La neurocirujana pidió formalmente una reunión con la jefa del Estado pero no obtuvo ninguna respuesta.

Por lo pronto, el Gobierno argentino restringió la visita oficial a la agenda comercial y de intercambio en temas de educación, salud y energía. Por supuesto, la Casa Rosada resalta el contenido político de su decisión de viajar a la isla. Raúl Alfonsín, en 1986, fue el último presidente argentino en llegar a Cuba.

El viaje de la Presidenta estaba previsto para la semana pasada, pero Fernández debió postergarlo por recomendación médica, tras sufrir un cuadro de lipotimia y deshidratación, agravado por el calor del verano en Argentina.

El mundo está en otra parte

Mañana, cuando Barack Obama asuma como el nuevo presidente de Estados Unidos, Cristina Fernández estará en Cuba. Hacía 23 años que un presidente argentino no pisaba la isla (el último fue Raúl Alfonsín) y la llegada de Cristina es una señal importante. Sin embargo, el momento político mundial quizás no sea el más adecuado.

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, prometió días atrás una nueva página en la relación de su país con América Latina. Sólo el tiempo nos dirá si esto se cumple o no, pero por lo pronto la Presidenta debería ser parte del momento histórico que significa la asunción de un nuevo jefe de Estado en la máxima potencia mundial.

Fernández estará en Cuba hasta el miércoles coincidiendo con la toma de posesión de Obama, para después viajar a Venezuela, los dos enconados enemigos latinoamericanos de la saliente administración de George W. Bush. Ayer, el mandatario bolivariano apuntó una vez más contra el presidente electo de Estados Unidos y dijo que “será un fiasco”.

Cuba y Venezuela por un lado y Estados Unidos por el otro, como desde hace varios años. No es buen escenario para Argentina. Nuestro país queda en la encrucijada…

"Recien empieza…"

About chewal36

Unique
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s